Cómo Frenar El Apetito Después De Un Entrenamiento Duro

Tras un entrenamiento fuerte

Cuida lo que comes

Un programa de entrenamiento fuerte, requiere, en paralelo, un plan de alimentación que ayude a bajar de peso, una combinación equilibrada de tu alimentación que, además de nutrirte, evite  que vuelvas a engordar.

Por lo general, la intensidad de un entrenamiento, bien sea mediante caminatas, trotes, y ejercicios para reducir el exceso de peso, intensificándose así el hambre y por consiguiente la perdida de todo el trabajo y los diferentes sacrificios para bajar de peso. 

Es por ello, que luego de una rutina de ejercicios hay que estar muy pendientes, de los que consumimos para no perder todo el esfuerzo. 

El entrenamiento permite cubrir  un programa con base a cumplir una meta. Es decir mantener  un peso acorde con tu estatura y procurar una buena salud.    

Para que puedas alcanzar esto queremos ayudarte proporcionándote algunas ayudas y recomendaciones con las que te irás acostumbrándote hasta lograr que el apetito no destruya   tu entrenamiento que es, lo que te propusiste. Así que sigue leyendo y aprende con nosotros. 

Imagen 3 Nota 10 nayarit 22.07.2019

Aprendamos a comer

Lo primero es  determinar un plan de alimentación que incluya comida con nutrientes suficientes, como para que no seas víctima de ataques de hambre incontrolable. 

Todo entrenamiento, no puede ser excusa para comer más de lo que debes. Es necesario ingerir alimentos de forma razonada, y sin gula.  

Para ello existen muchos alimentos que puedes comer luego del entrenamiento, en el cual debes incluir mucha agua, que repone su pérdida a través del sudor y de la orina. 

No se puede entender que luego de un entrenamiento olvides que no puedes ingerir  más cantidad calórica de la que perdiste mientras  realizabas los ejercicios de aerobic, de esfuerzos o cardiovasculares, entre otros.

Por ejemplo es ideal que inicies el programa de entrenamiento a tempranas horas de la mañana y si es antes de cualquiera de las comidas principales, estarás matando dos pájaros de una vez.

Imgen 1 Nota 10 Nayarit 22.07.2019 (1)

Comienza tu  día  entrenándote

Una vez que completes los ejercicios que decidiste practicar dentro del plan. Culmínalos, refréscate y date una ducha. Inmediatamente procede a desayunar.

Lo puedes hacer con frutas con mucho jugo, que te aportan liquido del que perdiste durante el entrenamiento,  Luego un cereal mezclado con yogurt. A media mañana puede comer pan tostado con un trozo de queso fresco, y si prefieres una lonja de jamón serrano.

Lo importante es comer proteínas que te aporten energía para que te sientas satisfecha. Como merienda, puedes ingerir semillas de almendras o maní en concha sin sal. 

Para el  almuerzo puedes ser generosa y comer un trozo de pollo a la plancha, acompañado de muchos vegetales, arroz integral o si lo prefieres, con una rica ensalada que contenga, tomates, pepinos, aguacate en rodaja y algunos trozos de almendras. 

Practicar y hacer entrenamiento deportivo, no debe  apartarte de la alimentación porque es muy necesario, pero sin ingerir, ni el doble de comida ni con productos dañinos.

La hora de la cena es muy importante y en ella debes comer cereales, frutas y un yogur, mezclado con almendras. Lo importante es que comas dos horas antes de dormir.

Hay quienes también les gusta comer una proteína, es ese sentido ingiere pescado a la plancha.

Tener presente  un plan o programa de alimentación tendrá   éxito acompañado  del entrenamiento físico. Solo debes  conjugarlo  para darle un buen mantenimiento de la salud.

Ataca la ansiedad con meriendas nutritivas

Cuando adoptas un plan de entrenamiento para ganar el peso ideal, sueles cometer errores que, te alejan de  tu  propósito e impide  obtener el resultado esperado: mantenerte en forma.

Si durante el régimen de entrenamientos te alimentas debidamente, no deberías aumentar de peso ni mucho menos sentir ansiedad que te obligue a consumir comidas que estropearía el entrenamiento.

Para ello, es muy recomendable, seguir algunas  recomendaciones que pueden contribuir con tu buen plan y culminar exitosamente la meta trazada.

Existe la posibilidad que luego del  entrenamiento tengan mucho apetito, para ello toma previsiones y ten meriendas ligeras, como por ejemplo galletas de dieta.

Prueba con atún untado con galleta de dieta que te aporta,  poca caloría y mucha  omega 3.  

La barras energéticas de arroz, frutas como manzanas cambures o bananas aportan potasio que se suele perder por la orina y por el sudor y son excelentes para el deportista.

Un sándwich de pita o árabe, con pollo a la plancha, acompañado de lechugas y algunas rodajas de tomates, te aportan alimentación, llenura y son beneficiosos para restituir energía.

Otra muy buena opción es comer en esos momentos de ansiedad una buena porción de verduras, como la zanahoria, remolachas  y pepinos que con un jugo de limón son deliciosas y contienen mucha vitamina y agua.

Un excelente bocadillos para disminuir la ansiedad luego del entrenamiento resultan las semillas de ajonjolí, o almendras doradas, con yogurt, miel y si quieres puedes agregar, manzanas, o fresas cortadas en cuadritos.

Imagen 6 nota 10. 22.07.2019

Es imprescindible recordar que todo entrenamiento requiere de hidratación permanente que puede ser con agua  o con jugos de frutas frescas que proporcionen mucho potasio. Tu entrenamiento es una opción de salud.

Esperamos haber cubierto esas interrogantes que te haces sobre el entrenamiento y el hambre. Escríbenos y danos tu opinión. 



Deja un Comentario

Leer más
Como Bajar de Peso en Solo 10 Días

En esta ocasión deseo mostrarte como bajar de peso en solo 10 días rápido sin hacer mucho esfuerzo. Las personas...

Cerrar