Cómo Dejar De Comer Pan Para Adelgazar - Los Mejores Consejos

Libérate de la adicción al pan

Comer pan es uno de los placeres de un comensal. Pareciera que si no comes pan no estuvieses satisfecha o satisfecho. Hay algunas investigaciones que afirman que las personas y sobre todo aquellas que presentan sobre peso; desarrollan como una especie de adicción al trigo en todas sus presentaciones.

Si, en efecto, las personas que somos pasaditas de kilos, lo más duro de una dieta es eliminar el pan. Por más que se coman “cerros de ensaladas”, sigue la ansiedad de comer algo y,  ese algo, se llama pan.

6

Hay momentos que nos sentimos débiles por no consumir pan o harinas y eso tienen mucho que ver con la dependencia. Por esta razón y otras, los nutricionistas no están eliminando del todo el pan de las dietas. Ahora estiman la reducción del consumo a su mínima expresión. Este hecho hace que la persona no sienta la ausencia del alimento.

Hablando de pan

El pan, como dijimos antes, es una delicia pero, él en sí lo único que nos aporta son hidratos de carbonos esenciales para obtener energía, mantener la retina, el buen funcionamiento de los riñones y, por supuesto, del cerebro.

  • Comer pan nos hace aumentar los niveles de azúcar en sangre.
  • Aumenta el riesgo de sufrir estreñimiento.
  • Provee de energía pero, en sí, no tienen grandes propiedades nutritivas.
  • Si se come en exceso se convierte en azúcar y posteriormente es almacenada en forma de grasa.

3

Liberándose poco a poco

Como mencionamos anteriormente, las nuevas tendencias nutricionales hablan de no eliminar el todo el pan. Por el contrario hablan de regular su consumo a ciertas horas del día. Específicamente en horas de las mañana y sólo en el desayuno. La razón es consumirlo a primeras horas de la mañana para aportarle al organismo la energía suficiente.

15

Ahora bien, ¿cómo ir dejando esta adicción al pan? Pues,  simple todo en esta vida es costumbre y sobre todo no tener la sensación de ausencia. Debemos ir acostumbrando, paulatinamente, al organismo  al racionamiento. Para ello, vamos a enumerar algunos consejitos prácticos:

  • Quítate del pensamiento la palabra prohibición.
  • No pienses en que no vas a comer pan; con estas dos primeras acciones ya le estás diciendo a tu cerebro que no hay carencia que hay abundancia y eres libre de elegir.
  •  En los primeros días de dieta ve reduciendo paulatinamente la ingesta de pan. Si te comías 3 rodajas de pan, come solo 2 y al día siguiente 1 y ½ hasta llegar ½ ración diaria.

12

  • Consume pan sólo en el desayuno.
  • Sustituye el pan por frutos secos o cereales como la avena.
  • Otro de los grandes consejos es que hagas tu pan artesanal. Agrega más cereal como la avena, agrega afrecho. De este modo vas a utilizar menos harina blanca y más ingredientes nutritivos.
  • Sustituye el pan por tostadas, galletas de arroz inflado, pan sueco que son como unas lonjas muy finas.

Consume lonjas de zanahorias,  verduras y licuados verdes

Una de las alternativas que vas a tener es sustituir el pan por bastones de zanahoria cruda, bastones de apio y licuados de pepino, piña y sábila, por ejemplo que te van a saciar y acelerar tu metabolismo. También, puedes consumir barras de cereales manufacturadas o elaboradas por ti en casa. Eso si, sin azúcar añadida.

9

El efecto panadería

Pero, cómo así. Los dueños de las panaderías cuando contratan  aun personal le dicen que pueden comer lo que quieran, sin ninguna restricción. Los primeros días comerán de todo pero, inconscientemente, el cerebro va a dar la orden de no comer porque no hay carencia, sino abundancia. Tomando este principio, compra pan para tu casa. Piensa que no se va a acabar y no vas a perder la dieta por comerlo. En ese momento cambiarás de percepción.

No pases hambre y no saltes las comidas

14

Este punto es muy importante, los endocrinólogos o nutricionistas afirman que para adelgazar debes comer como mínimo 5 veces al día. No pierdas ninguna comida porque vas a tener una baja de azúcar y, ahí, vienen los momentos de tentaciones. Come, tu dieta pro come. En las meriendas una fruta, un puñito de frutos secos, yogur o un licuado

Toma líquidos

El consumir agua y en especial preparados a base de agua es uno de los secretos para estar hidratado y satisfecho. A veces no tenemos hambre como tal, tenemos sed. Lo que pasa es que no sabemos interpretar las señales que nos emite nuestro cuerpo. Puedes consumir, como nombramos antes, licuados verdes. Puedes hacer leche de avena, leche de alpiste ( muy depurativa y diurética), Infusiones como la manzanilla, té negro, tilo, valeriana, toronjil, malojillo y linaza , endulzadas todas ellas con stevia.

17

Como puedes leer querida amiga o amigo, la idea es no sentir que tenemos prohibición, sino que es parte de los cambios alimenticios. Al pan no le vas a dar prioridad 1, le vas a tratar como un acompañante del cual puedes prescindir y sin darte cuenta vas a alejar el consumo de pan.n atrévete a hacer esta rutina en forma diría y no te vas a arrepentir. Si te ha gustado este artículo envíanos tus comentarios o, si prefieres, puedes hacernos llegar los temas que quieres leer.

Te Recomendamos mirar los siguientes artículos:



Deja un Comentario

Leer más
Clorfenamina: Para Qué Sive Efectos Secundarios Peligros Y Usos

Los laboratorios farmacéuticos comercializan cada año nuevos medicamentos. Pero antes de su venta, necesitan pasar por estudios de control para...

Cerrar